sábado, 9 de abril de 2016

Las cosas de la política y la Política de las cosas.

Es sabido que res en latín es cosa. De ahí res publica, la cosa pública, que nada tiene que ver con la forma de Estado en sentido actual.

Pues bien, en este juego de palabras en el que se invierte, pervierte, subvierte el orden de los términos de la cosa o cosas y la política/Política, con minúscula/mayúscula, se quiere significar el desplazamiento semántico mediante operación de construcción o sintaxis del concepto anfibológico de Política.

Las cosas de la política es la nadería, la bagatela, la ganga, la teatralización, la mala dicción.

La Política de las cosas es la Administración y también el buen Gobierno. Se dice que Administración viene de ad manus trahere, traer o tener entre manos, los asuntos o las cosas públicas.

Desde Noviembre del 2015 no hemos pasado de las cosas de la política. Quedamos a la espera de la Política de las cosas. Del buen Gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario